¿Tu empresa debería permanecer en manos de alguien de tu familia?

Decidir mantener la empresa en manos de alguien de la familia al momento de jubilarse y ver a quién dejar la empresa requiere de una cuidadosa planificación y consideración de lo que sea mejor para ti, para tu familia y para la empresa.

Las empresas familiares constituyen una gran parte de la economía. Decidir mantener la empresa en manos de alguien de la familia al momento de jubilarse y ver a quién dejar la empresa (este puede ser un tema muy difícil), requiere de una cuidadosa planificación y consideración de lo que sea mejor para ti, para tu familia y para la empresa.

Sucesión con éxito

¿Es más importante para ti dejar algo a una generación más joven o mantener la empresa en tu familia? Vender la empresa y compartir las ganancias puede ser un regalo más generoso a futuro, especialmente si los potenciales sucesores no han demostrado la capacidad o el interés de dirigir tu empresa.

Si tienes en mente un miembro de tu familia que sería idóneo para ocuparse de tu empresa y que tiene ese interés, trata de hacerlo participar en la empresa mucho antes de que se lleve a cabo la transferencia. Así, esta persona se familiarizará con las operaciones cotidianas y tú podrás estar seguro de que está apto/a para esa tarea.

¿Quién tomará el mando?

Incluso cuando has planificado adecuadamente la transferencia y sabes que prefieres que sea un miembro de tu familia quien tome el cargo, la decisión puede ser siempre difícil.

Si tienes más de una persona en mente para sucederte, tienes que decidir si dejas la empresa a una persona o divides la participación entre varios miembros de tu familia. Si bien, distribuir la propiedad de la empresa entre varios puede parecer lo más justo, dirigir el negocio puede volverse muy difícil para aquellos que vayan a ocupar los roles de liderazgo. Esto es particularmente cierto si no todos los accionistas están interesados en dirigir la empresa o si tienen ideas diferentes sobre el futuro de la empresa.

En algunos casos, puede haber personas que tengan el interés de dirigirla, pero tú sabes muy bien que no están aptos. Esta situación puede afectar tu empresa.

Busca lo mejor para ti y para tu sucesor

De acuerdo a un reciente estudio, el 81% de los propietarios de pequeñas empresas planean dejar el mando a alguien más para poder jubilarse. El estudio resaltó además que el obstáculo más frecuente identificado por los sucesores fue el financiamiento, con un 44%.

Hay dos asuntos distintos e incompatibles aquí. Si tu sucesor es un miembro de la familia, estás en una buena posición para darle la ayuda financiera que necesite. Sin embargo, si eres demasiado generoso, puedes poner en riesgo tu jubilación.

Hay muchas opciones para hacer participar a tu familia en la sucesión de tu empresa. Tomarte el tiempo para identificar lo que es más importante para ti y para tu familia asegurará que las cosas sigan funcionando normalmente cuando dejes la empresa para ir a descansar.