Determina las prioridades de tu empresa

Fijar las prioridades es parte de una gestión eficaz del tiempo para asegurarse de que lleves a cabo las tareas más importantes.

Fijar las prioridades no es lo mismo que determinarlas. Fijar las prioridades es parte de una gestión eficaz del tiempo para asegurarse de que lleves a cabo las tareas más importantes para ti y para tu empresa.

Pero, ¿cómo sabes lo que es verdaderamente importante considerar primero, si antes no has determinado tus prioridades?

¿Qué es una prioridad?

Una prioridad es algo a lo que debes poner atención. Es algo que has identificado previamente como importante para ti en el ámbito personal o profesional. Pueda que sea algo relacionado con tu sistema de valores. Por ejemplo, la prioridad de estar en casa a tiempo para la cena todas las noches se relaciona con tu sistema de valores familiares.

Es posible que sepas instintivamente cuáles son tus prioridades. Pero sería importante también que:

  • Las expreses
  • Las escribas

Esto te puede ayudar a tomar decisiones con respecto a tu trabajo, tu vida personal y familiar.

Considera las siguientes sugerencias para determinar tus prioridades.

Identifica las áreas prioritarias

Probablemente, tus prioridades vengan de las siguientes áreas: tiempo, carrera profesional, familia, comunidad, salud, finanzas, emociones. Por ejemplo:

  • Una persona puede valorar la salud por sobre las demás prioridades.
  • Otra persona podría darle prioridad a los beneficios monetarios y la ubicación de su trabajo.

No hay una prioridad que sea correcta o incorrecta. No hay un sistema para evaluarlas. Nunca deberíamos sentirnos avergonzados de ellas. Nuestras prioridades las determinamos durante toda nuestra vida y son solo nuestras.

Lo más importante es que seas sincero contigo mismo al determinar y buscar lograr únicamente aquellas prioridades que son realmente importantes para ti.

Revisa tu lista de prioridades

Una vez que hayas determinado tus prioridades principales. Déjalas reposar durante algunas semanas.

Revisa la lista y ve qué te parecen. ¿Crees que siguen siendo importantes? ¿Por qué? Sé honesto, pues no querrás fijar falsas prioridades y que luego tus esfuerzos y decisiones estén mal dirigidos o, peor aún, que no sean eficaces.

Efectúa los cambios necesarios

Haz los cambios necesarios a tu lista inicial de prioridades y dale un tiempo adicional de reposo a esta nueva lista.

Determina tus cinco prioridades principales

Si estás satisfecho con tu lista, entonces es momento de identificar tus prioridades principales. No se trata de evaluarlas ni de clasificarlas, sino simplemente de ver lo que es más importante para ti.

Clasificar las prioridades no es aconsejable debido al conflicto interno que puede crear. Por ejemplo, no hay necesidad de darle más peso al avance en la carrera profesional por encima del viaje de vacaciones en familia cuando estas dos prioridades son importantes para ti.

Tu lista de prioridades puede ser similar a esta:

  • Deseo ser el mejor de mi profesión en mi mercado.
  • Aun cuando me guste mucho mi trabajo, las noches y los fines de semana están reservados para mi familia.
  • Correr es una prioridad para mí; por eso, he reservado tiempo para esta actividad los lunes, miércoles y viernes en las mañanas.
  • Mi pasatiempo es una actividad muy gratificante; por eso, continuaré dedicándole un tiempo los martes en las noches.
  • Reservaré un tiempo para ver a mi hijo jugar fútbol por lo menos una vez por mes.

Regresar a trabajar

Una vez determinadas las prioridades (o actualizadas), estás listo para aceptar o retomar tu trabajo. Notarás una diferencia en la manera de abordar tus actividades. Ahora todo se ajusta a tus prioridades.

Algunas personas programan sus prioridades en su calendario del trabajo, por ejemplo, “correr, lunes de 7 a 8 a.m.”.

Otras, simplemente utilizan sus prioridades para:

  • Guiar sus actividades.
  • Saber si aceptar o no las solicitudes de otras personas.
  • Como prueba para saber si una decisión favorecerá o afectará tus prioridades

Tus prioridades cambiarán durante tu vida. Con la edad, vemos las cosas de manera diferente. Por lo tanto, asegúrate de repetir este ejercicio cada vez que notes que no hay correspondencia entre lo que estás haciendo y lo que crees que es importante.

Tengo planes para un nuevo negocio

Si aún no has comenzado, podemos ayudarte a determinar si tu nueva idea es viable.

Comenzar

Ya he lanzado mi negocio

Si tu negocio tiene menos de dos años, selecciona esta opción para descubrir cómo operar de manera más eficiente.

Comenzar

Mi negocio está creciendo

Si tu negocio tiene más de dos años, descubre cuáles son los pasos fundamentales para crecer y prosperar.

Comenzar