Limitar el costo del crédito

Es importante saber cómo usar bien el crédito y controlar el costo del endeudamiento.

Es importante saber cómo usar bien el crédito y controlar el costo del endeudamiento. Entre las estrategias útiles se encuentran elaborar un plan sólido de negocios, proteger la calificación de crédito de la empresa y seleccionar el tipo adecuado de financiamiento.

A continuación te damos algunas recomendaciones para reducir los gastos que implica el pedir dinero prestado.

Limitar el costo del crédito

Tu empresa puede necesitar un préstamo por muchas razones.

Quizá quieras constituir tu inventario antes de que suba la demanda en determinada temporada. O quizá quieras modernizar tu sistema tecnológico, invertir en la compra de nuevos equipos o hacer remodelaciones.

Toda empresa en crecimiento necesitará dinero. Sean cuales sean tus motivos para solicitar financiamiento, sigue estos consejos útiles a la hora de buscar y conseguir los fondos, a unas tasas de interés que puedas pagar.

Planifica hoy las necesidades de mañana

Un plan de negocios tiene muchos usos prácticos: le da un enfoque estratégico a tu empresa, establece metas medibles y promociona tu visión de negocios a las fuentes de respaldo, la gerencia y los empleados.

Un plan de negocios te ayudará también a prever ese momento en que tu empresa tendrá que buscar financiamiento, la suma que necesitarás y cómo convendrá distribuirla. Por lo tanto, es bueno elaborar y actualizar el plan, de manera de tener así suficiente tiempo para trabajar con tu asesor de pequeñas empresas en busca del financiamiento más adecuado y al mejor costo posible.

Solicita crédito en los buenos tiempos

Si tienes previsto ampliar tus operaciones, muchas veces esto significa que las cosas te están saliendo bien, lo que te puede ayudar a conseguir crédito a mejor precio.

De hecho, a veces conviene más solicitar un crédito para la expansión, incluso aunque tengas ahorrado el dinero necesario. Esto te deja el dinero libre para cualquier gasto imprevisto, mientras que el ingreso extra que generará el crecimiento servirá para cubrir el costo del crédito. Tu asesor de pequeñas y medianas empresas te puede ayudar a determinar si esta estrategia resulta adecuada en tu caso particular.

Solicitar una línea de crédito personal y empresarial en los buenos tiempos te ayudará también a obtener mejores tasas de interés. Negocia en busca de la tasa más conveniente para ti.

Solicita una protección de sobregiro

Contar con una protección de sobregiro en tu cuenta empresarial te proporcionará numerosas ventajas. Te dará tranquilidad, te ahorrará el pago de cargos innecesarios (por ejemplo, si haces un cheque por un monto superior al saldo disponible) y protegerá la calificación de crédito de tu empresa.

Revisa tu historial de crédito

Ponte en contacto con una oficina de crédito por lo menos una vez al año para verificar que tu historial de crédito personal sea correcto y esté actualizado. Debido al incremento de los casos de usurpación de identidad, cuidar el historial de crédito es una precaución muy recomendable. Después de todo, te vendrá muy bien tener una buena calificación de crédito cuando necesites pedir dinero prestado.

Explora tus opciones de crédito

Tarjeta de crédito para empresas

Puede ser una buena opción para las compras pequeñas y el pago a proveedores. Aprovecha el periodo de gracia de la tarjeta; puede que tengas hasta 25 días después del consumo para efectuar el pago correspondiente.

Línea de crédito

La línea de crédito (llamada a veces préstamo operativo) puede ser una herramienta muy útil para las pequeñas empresas.

Una de las ventajas de este instrumento es su flexibilidad. Una vez que te aprueban el financiamiento con un límite máximo de crédito, puedes usar el dinero disponible en cualquier momento, sin tener que solicitar crédito de nuevo. Y solo pagas intereses por el monto que retires de esta cuenta.

Una línea de crédito te puede ayudar a cubrir necesidades a corto plazo, como el financiamiento del inventario y las cuentas por cobrar, y puede ser utilizada en casos de emergencia. Hacer los trámites necesarios para contar con un instrumento de este tipo antes de necesitarlo resulta mucho más eficiente para la administración del flujo de efectivo que intentar obtener un préstamo a última hora y con prisa.

Préstamos a plazo

Estos préstamos suelen financiar la adquisición de los activos fijos de una empresa, como el equipo y el material necesario para operar. El monto del préstamo dependerá de lo que se esté financiando. Los préstamos se reembolsan a intervalos mensuales, según la vida útil prevista del activo adquirido.

Alquilar en vez de comprar

Explora la posibilidad de alquilar equipos o sistemas informáticos en vez de solicitar un crédito para comprarlos de inmediato. De esta manera, tendrás algo de dinero disponible que podrás usar para otras actividades de tu empresa, como el mercadeo o la contratación de personal. Tu contador puede ayudarte a decidir si en tu caso particular te conviene más un arrendamiento que una compra.

Un consejo general…

El financiamiento debe corresponder con la meta que intentas alcanzar.

Por ejemplo, usa un instrumento de financiamiento a largo plazo para compras a largo plazo, como los equipos para operar. Deja las tarjetas de crédito y la línea de crédito operativo para necesidades inmediatas y a más corto plazo. Consulta con tu asesor de pequeñas empresas acerca de los pasos que puedes dar hoy para reducir el costo del crédito que quizá necesites mañana.