Ideas ingeniosas para financiar tu empresa de servicios

El dinero que necesitas para financiar el crecimiento de tu negocio puede estar justo delante de tus narices. 

El dinero que necesitas para financiar el crecimiento de tu negocio puede estar justo delante de tus narices. Con un poco de curiosidad, ingenio y perseverancia, podrás conseguir el dinero que necesitas… dentro y fuera de tu empresa.

Sigue estos consejos para encontrar fuentes de financiamiento con las que podrás respaldar la expansión de tu empresa de servicios.

Ideas ingeniosas para financiar tu empresa de servicios

Acceder al capital necesario para abrir o ampliar un negocio puede ser difícil para todo emprendedor, especialmente para aquellos con empresas de prestación de servicios. Tu principal activo será posiblemente el capital intelectual y no un bien inmueble o tangible.

¿Te cuesta conseguir fondos? Esto no te pasa solo a ti. De hecho, la mayoría de los dueños de empresas suelen autofinanciarse, lo que limita su potencial de crecimiento.

¿Dónde puedes entonces conseguir esa elusiva fuente de dinero para impulsar el desarrollo de tu negocio? Sé creativo y usa tu ingenio para buscar oportunidades dentro y fuera de tu mismo negocio y hallar ese dinero que tanto necesitas.

Fuentes internas

Existen muchas formas ingeniosas y creativas de sacar dinero de tu propia empresa. He aquí algunas opciones:

Aprovecha los viajes y desplazamientos

Si para ofrecer tus servicios debes viajar y visitar clientes, aprovecha esos viajes para estudiar nuevos mercados y evaluar posibles oportunidades de crecimiento. Eso disminuirá los gastos de prospección y desarrollo. Además, brindar tus servicios a través de socios locales en mercados extranjeros puede ser una buena estrategia que te ayudará a reducir los gastos de viaje, una vez que hayas establecido las necesarias relaciones y acuerdos.

Usa la tarjeta de crédito de manera inteligente

Carga los gastos de viaje y los gastos diarios (como el material de oficina) a tu tarjeta de crédito empresarial para frenar la salida de dinero líquido de tu empresa. Algunas tarjetas ofrecen un periodo de gracia de 25 días para pagar sin cobro de intereses.

Explora la posibilidad de alquilar el equipo de oficina en vez de comprarlo

Obtener los equipos que necesitas a fin de mejorar o aumentar la producción es importante para el crecimiento. Pero pagarlos con tus reservas de dinero puede poner en peligro la capacidad que tiene tu empresa para cumplir otras obligaciones financieras.

Consulta con tu contador para determinar si en tu caso particular te conviene más alquilar los equipos que comprarlos.

Negocia astutamente

Incorpora la condición de un pago inicial y pagos escalonados, especialmente en los proyectos de larga duración. En otras palabras, no esperes al final de un contrato de varios meses para facturar al cliente, busca obtener algo de dinero en varias etapas.

Mientras intentas conseguir esto, procura también negociar plazos de pago más largos con tus proveedores o posibles proveedores. El hecho de negociar de manera inteligente con clientes y proveedores mejorará tu flujo de efectivo.

Fuentes externas

Si buscas conseguir un mayor volumen de capital a través de instituciones financieras u otras fuentes, el ingrediente clave será un plan de negocios sólido. Puedes encontrar muchas y excelentes plantillas en línea para elaborar tu plan.

Estas son algunas de las fuentes de financiamiento externas a las que puedes acudir.

Tu banco

Como la mayoría de los emprendedores, el primer lugar al que acudirás en busca de crédito será tu banco.

Puesto que tienes una empresa de servicios, deberás ser muy proactivo al vender las fortalezas de tu negocio, más aún si no tienes ningún bien tangible que te respalde. Es importante ir bien preparado, no solo con un plan de negocios, sino también con una buena calificación de crédito y una explicación clara sobre el objetivo de los fondos.

Trabaja en colaboración con tu asesor de pequeñas y medianas empresas para asegurarte de seleccionar la solución de crédito adecuada: una línea de crédito operativa, un préstamo a plazo o un arrendamiento financiero. Si desarrollas una buena relación con un especialista que comprenda tu negocio, podrás obtener consejos muy valiosos sobre aspectos técnicos, como la estructuración de préstamos tras conseguir un contrato grande. Esta asesoría es tan valiosa como el mismísimo capital.

Familiares y amigos

Algunas veces nos referimos al “dinero de amor”, esta opción consiste en pedir a personas cercanas que inviertan en tu empresa o te presten dinero. Quizá alguien de tu familia inmediata o alguno de tus parientes o amigos estaría dispuesto a invertir en tu negocio. Puedes ofrecerles un rendimiento sobre la inversión superior al que obtendrían en otro lugar.

En las negociaciones con conocidos, sé tan profesional como lo serías con extraños: presenta tu plan de negocios, explica detalladamente tu solicitud de fondos y define tus condiciones y plazos de reembolso. Pon todo lo acordado por escrito.

Padrinos

Si buscas una suma elevada de dinero, entrarán en juego estos inversionistas privados y prósperos dispuestos a financiar nuevas empresas. Para encontrarlos tendrás que investigar un poco. Las mejores fuentes pueden ser tus contactos profesionales, como tu contador, abogado, corredor de seguros y asesor financiero.

Estos padrinos, llamados también inversionistas providenciales o ángeles, no deben confundirse con el capital de riesgo, que es otra fuente de financiamiento.

Capital de riesgo

El capital de riesgo es la modalidad ideal para una empresa global en expansión y con potencial de crecimiento. Las sumas invertidas suelen superar el millón de dólares. Una empresa de capital de riesgo buscará obtener un rendimiento considerable sobre su inversión y querrá implicarse en la gestión de tu empresa.

Habla con asesores profesionales para buscar estas empresas o ponte en contacto directamente con una de ellas.

Gobiernos

Los gobiernos ofrecen préstamos, subvenciones y fianzas para fomentar y respaldar diversos aspectos del desarrollo empresarial. Consulta los sitios web de los gobiernos locales para informarte sobre los programas que podrían brindar apoyo a tu negocio.

Tus colegas

Otros emprendedores pueden tener ideas para conseguir capital y financiar el crecimiento de tu negocio. Únete a las numerosas redes y asociaciones empresariales que existen en todo el país para conocer a otros emprendedores y establecer contactos.