Seis guías para mejorar el flujo de efectivo

Prestar mucha atención a estas guías que puedes aplicar para mejorar el flujo de efectivo, un factor determinante de tu éxito.

Tu empresa necesita dinero para sobrevivir, por lo que debes prestar mucha atención a estas guías que puedes aplicar para mejorar el flujo de efectivo, un factor determinante de tu éxito.

Son pequeños cambios que pueden tener un verdadero y gran impacto en el flujo de efectivo y el beneficio neto de tu negocio.

Mejorar el flujo de efectivo

En los primeros años de existencia de una empresa, uno de los principales desafíos es conseguir y mantener una situación de liquidez positiva. El efectivo es la savia de tu empresa. Sin dinero líquido a la mano, no podrás pagar a tus proveedores y empleados o financiar iniciativas de mercadeo.

Recuerda la regla de oro: el flujo de efectivo es clave.

1. Acelera los cobros

Si vendes productos o servicios con pago contra factura, te conviene cobrar rápido.

Ofrece un incentivo a tus clientes para que te paguen antes de los 30 días, que es el plazo habitual de pago de la mayoría de las facturas. Intenta cobrar más rápidamente haciendo que a los clientes les resulte atractivo y ventajoso pagarte antes; por ejemplo, ofréceles un pequeño descuento (1% o 2%) del precio total si pagan a los 10 días de la fecha de la factura.

Y cuando llegue el cheque, deposítalo el mismo día en que lo recibes.

2. Da máxima prioridad a la facturación

Lo mejor es enviar la factura el mismo día o al día siguiente de la prestación del servicio. Por lo tanto, reserva un tiempo cada día hábil para esta tarea. Puedes enviar las facturas por correo electrónico primero y luego por correo postal. Llama con frecuencia a esos clientes que suelen pagar tarde para solicitar el pago.

3. Abre una cuenta para pagos comerciales

Cobra más rápidamente permitiendo que los clientes paguen con tarjeta de crédito o débito. Así recibirás el valor de tus ventas y servicios de inmediato, sin tener que manejar cheques y hacer depósitos.

4. Usa la tarjeta de crédito empresarial

Usa tu tarjeta de crédito empresarial para pagar a los proveedores y comprar lo necesario. Infórmate acerca del periodo de gracia de la tarjeta y aprovéchalo: quizá tengas hasta 25 días desde la recepción de tu estado de cuenta para pagar sin que se te cobren intereses. Algunas tarjetas ofrecen también un porcentaje de reembolso en efectivo por el consumo realizado como recompensa.

5. Pon a trabajar ese dinero

Si compras productos bajo la modalidad de justo a tiempo, en el momento preciso en que los necesitas, y te sobra dinero, haz que trabaje para ti. Inviértelo en un instrumento a corto plazo, como una cuenta de ahorros para empresas con interés elevado; o utilízalo para disminuir el saldo de tu línea de crédito.

Dato útil: Una cuenta de ahorros para empresas con interés elevado te ofrecerá una buena tasa de interés por ese dinero líquido, garantizándote acceso inmediato a los fondos en cualquier momento que los necesites.

6. Invierte en tecnología

Los software más recientes y avanzados de contabilidad o de servicios de gestión de facturas deberían ayudarte a llevar al día las cuentas por cobrar y agilizar los pagos de los clientes. A menudo una pequeña inversión en tecnología puede redundar en grandes ventajas para la administración del flujo de efectivo.