Revisar el desempeño financiero de tu empresa

No hace falta ser un genio matemático para saber si a tu empresa le va bien o mal.

No hace falta ser un genio matemático para saber si a tu empresa le va bien o mal.

Pero sí necesitarás hacer actualizaciones financieras periódicas y tener disciplina para sentarte y revisar esos indicadores clave de desempeño que más cuentan: las ventas, los márgenes de ganancias y el flujo de efectivo.

Es importante que revises la situación financiera todos los meses, porque eso te brindará la oportunidad de cambiar de rumbo y corregir cualquier estrategia durante el año. Si esperas a finales de año para verificar las cifras, quizá sea demasiado tarde, pues poco podrás hacer para cambiar los datos históricos.

Comprende y analiza los estados financieros

Afortunadamente, gracias a los software de contabilidad, hoy en día es fácil generar estados financieros. De hecho, con unos cuantos cálculos rápidos, podrás comprobar si tu empresa está en buena situación financiera. Suponiendo que la información ingresada sea la más reciente, no te será difícil obtener esos informes necesarios.

Encontrarás la información necesaria en el estado de resultados, la previsión del flujo de efectivo y el balance general. Para obtener mejores resultados, los estados financieros y otros indicadores clave de desempeño deberán ser preparados con cierta regularidad y comparados con los periodos anteriores.

Presta atención a estas cifras clave:

Rotación de inventario

Medir el número de días que te toma vender las existencias te permitirá ajustar los precios o estrategias de mercadeo. Un número bajo significa que el inventario se vende rápidamente.

Rotación de las cuentas por cobrar

El promedio de díastranscurridos desde la venta hasta el cobro de las deudas te indicará si tu empresa debe mejorar sus políticas de crédito. Por ejemplo, puede que tengas que acortar los plazos de pago para los clientes.

Un coeficiente bajo de rotación de deudas significa que las cuentas se están pagando con una rapidez razonable. Controlar esta cifra es importante porque el tiempo de cobro de las deudas tiene un impacto en el flujo de efectivo.

Coeficiente de liquidez

La relación entre el activo y el pasivo corriente te permitirá evaluar la capacidad de la empresa para cumplir sus obligaciones a corto plazo.

Un buen resultado es, por lo general, una relación 2:1. Esto indica que tu empresa está en buena situación financiera, pues tiene $2 en activo corriente para cubrir cada $1 del pasivo corriente durante un periodo de 12 meses.

Rendimiento sobre la inversión

Este indicador mide el porcentaje que recibe el dueño por su inversión en la empresa. Por ejemplo, un rendimiento sobre la inversión de 8% puede corresponder a las expectativas de un inversionista. Con este número, el dueño o inversionista compara el desempeño con otras formas o instrumentos de inversión.

Margen bruto de ganancias

Indica la rentabilidad del negocio y refleja el grado de control que tienes sobre las ventas y los precios. Puedes comparar esta cifra con los datos de otros periodos financieros o de tu sector de actividad.

Umbral de rentabilidad

El umbral de rentabilidad o punto de equilibrio corresponde al volumen de ventas que debe ser generado para cubrir los gastos. Por ejemplo, una firma de consultoría puede necesitar vender 500 horas de servicio todos los meses para poder pagar sueldos, alquiler, teléfono y otros costos operativos. Es importante revisar este indicador todos los meses, por si acaso debes ajustar tu estrategia de ventas.

Si tienes un contador, reúnete con él y revisa estas cifras tan frecuentemente como puedas para aprovechar sus conocimientos especializados. Si notas alguna anomalía en los estados financieros, llámalo de inmediato y busca corregir el problema rápidamente. Lo más seguro es que este profesional tenga algunas sugerencias para ayudarte a mejorar el desempeño financiero de la empresa.